Programa de Intercambio Académico Dr. Sergio Cecchetto

Facultad de Ciencias de la Salud y Servicio Social

Universidad Nacional de Mar del Plata

República Argentina

 

Inicio Fundamentos Objetivos Actividades Sergio Cecchetto Grupo de Investigación Noticias Enlaces

 

La implementación sistemática de dictaduras y la instalación de  gobiernos “de facto” en América Latina en general y particularmente en Argentina, interrumpieron en forma violenta  los procesos de independencia y soberanía  iniciados por los diferentes gobiernos democráticos. En Argentina, la educación pública y el trabajo constituían las principales herramientas que tenía el Estado Nacional para garantizar y consolidar la unidad nacional en el marco de un proyecto nacional, posibilitando  a gran parte de los ciudadanos el acceso y garantía de sus derechos sociales, así como la movilidad social ascendente de gran parte de la población. La persecución, muerte y desaparición forzosa de militantes e intelectuales del campo popular, implico la discontinuidad en los procesos reflexivos y de transformación iniciados en el contexto intelectual/académico argentino. Esta ruptura se materializa en la dificultad para acceder  a textos de filósofos y  pensadores contemporáneos, en el cercenamiento de la libre expresión, en el no poder hablar de lo que todos saben, pero nadie dice, en  la cantidad de textos, autores que fueron proscriptos, censurados, en la escasa formación académica, la imposibilidad de disentir, de reunirse, que fueron constituyendo los cimientos de un tipo de pensamiento hegemónico y a la vez hegemonizante  que  argumentó y sostuvo la dependencia y el sometimiento intelectual y cultural de nuestras sociedades.

Las Universidades Nacionales no estuvieron ajenas a estos procesos, convirtiéndose en centros de reproducción de las recetas de estos organismos para  contribuir con la búsqueda de respuestas ante la crisis económica política, la pobreza y la fragmentación social. Sin embargo, puede decirse que la Universidad Publica, en general, resistió fuertemente a los embates de estas políticas de flexibilización y precarización laboral que veían en la Universidad un negocio. A pesar de las acciones estudiantiles, gremiales y académicas que se efectuaron en rechazo de la Ley de Educación Superior a la que  nuestra Universidad Nacional de Mar del Plata se enfrento como una de las pocas que no adhirió formalmente, y a pesar de que eso posibilitó garantizar la gratuidad en la educación publica superior,  no fue posible evitar que se reprodujera al interior de la misma universidad  la  cultura del no trabajo, de la meritocracia, de  la especulación y el individualismo, en  nombre de la eficacia, la eficiencia y el mercado.

El Programa de Intercambio Académico “Dr. Sergio Cecchetto”, pretende -ante todo- recuperar la memoria, efectuando una distinción a esos  docentes concretos que resistieron activamente , que como en el caso del Dr. Sergio Cecchetto, encontraron una fisura en un sistema que parecía inquebrantable, incuestionable y que desde el ámbito científico-académico cuestionaron al poder. En su espíritu de trabajo, de solidaridad de pensamiento, el trabajo interdisciplinario y la posibilidad de intercambiar experiencias académicas fueron sin duda objetivos principales. Esta iniciativa no es más que la continuación de ese trabajo que no tiene otra pretención que la de abonar la continuidad del desarrollo del pensamiento hispanoparlante, aportar nuevas perspectivas, nuevos enfoques que nos permitan re pensar y actuar en el contexto de las problemáticas contemporáneas especialmente referidas al contexto de iberoamérica.

La necesidad de un Programa de Intercambio Académico se funda entonces en las siguientes convicciones:
a.- Las Universidad Nacionales, como instituciones del Estado, no se encuentran aisladas ni distanciadas de las transformaciones sociales, culturales, políticas y económicas que se dan a nivel nacional e internacional. El desafío es permitirnos desde el co gobierno universitario, instalar el debate político en la universidad; discutir acerca de la misión que tiene la universidad, poner en juego el para qué, el por qué y el cómo de los procesos de formación y de las prácticas académicas. Se trata de recuperar la universidad pública como recurso estratégico en pos de una sociedad democrática, justa y solidaria, que defina políticas académicas, líneas de docencia e investigación, modos de vínculos no mercantilizados con la sociedad y en diálogo con los intereses nacionales, regionales y disciplinares
b.- La Educación en el nivel superior debe ser comprendida  como un proceso a través del cual el sujeto en formación, se dota, construye, se apropia de cuerpos teóricos, matrices conceptuales, metodologías que le permiten interpelar, desde lo conceptual y desde lo operativo, la realidad social.
c.-La creciente complejidad que ha asumido el cambio social y la aparición de fenómenos de fragmentación implica el surgimiento de “nuevos problemas” que exigen abordajes multidimensionales y, en este sentido, la formación académica de las diferentes profesiones que estudian en nuestra unidad académica, con una sólida formación científica se vuelve necesaria para la generación de espacios de diálogo con otras disciplinas con el objetivo de elaborar insumos para ser aplicados tanto en la resolución cotidiana de los problemas que enfrenta el ejercicio profesional como en el desarrollo de investigaciones y  en la formulación de políticas de salud y sociales.